some image

Noticias &Posts

Seo para principiantes: optimización técnica (I)

, , SEO Escribir un comentario

Seo para principiantes

Hace ya tiempo pudimos hablar sobre el Seo para Dummies, pero más enfocado hacia el contenido. Y hoy le toca el turno a la parte más técnica que puede que te toque a ti o puede que tengas la suerte de contar con un programador que se encargue de esta parte.

En cualquier caso, cualquier Seo debe conocer también esta parte para poder  y por ello, hemos hecho una sencilla guía que puede ser de mucha ayuda si estas iniciándote en el mundo SEO.

Optimización técnica Seo para principiantes

El conocimiento técnico básico que puedas tener, sin duda, te ayudará a optimizar tu web para los motores de búsqueda. De este modo podrás establecer credibilidad con los desarrolladores. Después de haber creado contenido valioso sobre la base de la investigación de palabras clave sólidas, es importante asegurarse de que no solo sea legible para los usuarios, sino también para los motores de búsqueda.

No es necesario tener una comprensión técnica profunda de estos conceptos. Sin embargo es importante comprender qué hacen estos principios técnicos para poder hablar de manera inteligente con los desarrolladores. Hablar el idioma de los desarrolladores es importante porque es probable que los necesites para llevar a cabo algunas de tus optimizaciones.

Y es que más allá del soporte entre equipos, comprender la optimización técnica para SEO es esencial si quieres estar seguro de que tus páginas web estén estructuradas para usuarios y buscadores. Para ello, debes tener en cuenta lo siguiente:

a. Cómo funcionan los sitios web

Si la optimización del motor de búsqueda es el proceso de optimización de un sitio web para la búsqueda, ¡los SEO necesitan al menos una comprensión básica de lo que están optimizando! ¿no crees?

Pues, a continuación, describimos el viaje de la web desde la compra del nombre de dominio hasta su estado completo en un navegador.

Un componente importante del viaje del sitio web es la ruta de representación crítica, que es el proceso de un navegador que convierte el código de un sitio web en una página visible.

Saber esto sobre los sitios web es importante para que los SEO lo entiendan por varias razones:

  • Los pasos en este proceso de ensamblaje de la página web pueden afectar los tiempos de carga de la página, y la velocidad no solo es importante para mantener a los usuarios en tu site, si no que también es uno de los factores de clasificación de Google.
  • Google presenta ciertos recursos, como JavaScript, en un “segundo paso”. Google mirará la página sin JavaScript primero, tras unos días a incluso semanas, si representará JavaScript. Esto significa que elementos SEO críticos que se agregan a la página que usa JavaScript podrían no ser indexados.

Por un momento, imagina que el proceso de carga del sitio web es tu viaje al trabajo. Te preparas en casa, reúnes tus cosas para llevarlas a la oficina y luego tomas la ruta más rápida desde tu casa al trabajo. No sería lógico ponerte sólo uno de tus zapatos, tomar una ruta más larga para ir al trabajo, dejar las cosas en la oficina, y luego regresar inmediatamente a casa para ponerte el otro zapato, ¿verdad?. Pues eso es algo que hacen los sitios web ineficientes.

Pero no te preocupes, aquí te enseñaremos cómo diagnosticar dónde tu sitio web puede ser ineficiente, qué hacer para racionalizarlo y las ramificaciones positivas en sus clasificaciones, así como la experiencia del usuario que puede resultar de esa racionalización.

Antes de poder acceder a un sitio web, es necesario configurarlo

Para lograrlo de manera exitosa, debemos saber:

Comprar el nombre del dominio: Los nombres de dominio como moz.com se compran a un registrador de nombres de dominio como GoDaddy o HostGator. Estos registradores son solo organizaciones que gestionan las reservas de nombres de dominio.

El nombre de dominio está vinculado a la dirección IP: Internet no entiende los nombres como “moz.com” como direcciones de sitios web sin la ayuda de los servidores de nombres de dominio (DNS). Internet usa una serie de números llamados direcciones de protocolo de Internet (IP) (por ejemplo, 127.0.0.1), pero queremos usar nombres como moz.com porque son más fáciles de recordar. Por ello, necesitamos usar un DNS para vincular esos nombres legibles por los usuarios, con números legibles por cada máquina.

Cómo pasar una web del servidor al navegador

  1. El usuario solicita dominio. Ahora que el nombre está vinculado a una dirección IP a través de DNS, podemos solicitar un sitio web escribiendo el nombre de dominio directamente en tu navegador o haciendo clic en un enlace al sitio web.
  2. El navegador hace peticiones. Esa solicitud de una página web hace que el navegador realice una solicitud de búsqueda de DNS para convertir el nombre de dominio a su dirección IP. Luego, el navegador realiza una solicitud al servidor para el código con el que se construye su página web, como HTML, CSS y JavaScript.
  3. Servidor envía recursos. Una vez que el servidor recibe la solicitud del sitio web, envía los archivos del sitio web que se ensamblarán en el navegador del buscador.
  4. El navegador ensambla la página web. Ahora el navegador ha recibido los recursos del servidor, pero aún necesita reunirlo todo y renderizar la página web para que el usuario pueda verla en su navegador. A medida que el navegador analiza y organiza todos los recursos de la página web, está creando un Modelo de Objeto de Documento (DOM). El DOM es lo que se puede ver cuando haces clic con el botón derecho + “inspeccionar elemento” en una página web en tu navegador Chrome.
  5. El navegador hace las solicitudes finales. El navegador solo mostrará una página web después de que se descargue, analice y ejecute todo el código necesario de la página, por lo que en este punto, si el navegador necesita algún código adicional para mostrar tu sitio web, hará una solicitud adicional desde el servidor.
  6. El sitio web aparece en el navegador. ¡Al fin! Después de todo eso, tu web ahora se ha transformado (renderizado) de código a lo que ve en tu navegador.

Ahora que ya sabes cómo aparece un sitio web en un navegador, nos centraremos en el contenido de un sitio web. En otras palabras, el código (lenguajes de programación) utilizado para construir esas páginas web.

Los tres más comunes son:

HTML: lo que dice un sitio web (títulos, contenido del cuerpo, etc.): lo que dice un sitio web HTML, significa lenguaje de marcado de hipertexto, y sirve como la columna vertebral de un sitio web. Elementos como encabezados, párrafos, listas y contenido están definidos en el HTML.

HTML es importante para que los SEO lo sepan porque es lo que vive “debajo del caparazón” de cualquier página. Si bien es probable que tu CMS no requiera que escribas tus páginas en HTML (por ejemplo, seleccionar “hipervínculo” le permitirá crear un enlace sin que tenga que escribir “a href =”), es lo que está modificando cada cuando haga algo en una página web, como agregar contenido, cambiar el texto de anclaje de los enlaces internos, etc.

Google rastrea estos elementos HTML para determinar qué tan relevante es el documento para una consulta en particular. En otras palabras, ¡lo que está en tu HTML juega un papel muy importante en la clasificación de tu página web en la búsqueda orgánica de Google.

CSS: cómo se ve un sitio web (color, fuentes, etc.): CSS significa hojas de estilo en cascada, y esto es lo que hace que tus páginas web adquieran ciertas fuentes, colores y diseños. HTML fue creado para describir el contenido, en lugar de darle un estilo, así que cuando CSS entró en escena, fue un cambio de juego. Con CSS, las páginas web pueden ser “adornadas” sin requerir la codificación manual de estilos en el HTML de cada página, un proceso engorroso, especialmente para sitios grandes.

No fue hasta 2014 que el sistema de indexación de Google comenzó a representar las páginas web más como un navegador real, en lugar de un navegador de solo texto. Una práctica SEO de sombrero negro que intentaba capitalizar el antiguo sistema de indexación de Google ocultaba el texto y los enlaces a través de CSS con el fin de manipular los rankings de los motores de búsqueda. Esta práctica de “texto oculto y enlaces” es una violación de las pautas de calidad de Google.

Componentes de CSS de los que los SEO, en particular, deberían preocuparse:

  • Dado que las directivas de estilo pueden vivir en archivos de hojas de estilo externos (archivos CSS) en lugar del HTML de tu página, hace que tu página sea menos pesada en código, reduciendo el tamaño de transferencia de archivos y haciendo que los tiempos de carga sean más rápidos.
  • Los navegadores aún tienen que descargar recursos como su archivo CSS, por lo que comprimirlos puede hacer que tus páginas web se carguen más rápido, y la velocidad de la página es un factor de clasificación.
  • El hecho de que tus páginas tengan más contenido que código pesado puede llevar a una mejor indexación del contenido de tu site.
  • El uso de CSS para ocultar enlaces y contenido puede hacer que tu web sea penalizada y eliminada manualmente del índice de Google

JavaScript – Cómo se comporta (interactivo, dinámico, etc.): En los primeros días de Internet, las páginas web fueron construidas con HTML. Cuando llegó CSS, el contenido de la página web tenía la capacidad de adquirir cierto estilo. Cuando el lenguaje de programación JavaScript entró en escena, los sitios web no solo pueden tener estructura y estilo, sino que también pueden ser dinámicos.

JavaScript ha abierto muchas oportunidades para la creación de páginas web no estáticas. Cuando alguien intenta acceder a una página mejorada con este lenguaje de programación, el navegador de ese usuario ejecutará el JavaScript contra el HTML estático que devolvió el servidor, lo que da como resultado una página web que cobra vida con algún tipo de interactividad.

JavaScript puede hacer casi cualquier cosa a una página. Podría crear una ventana emergente, por ejemplo, o podría solicitar recursos de terceros como anuncios para mostrar en su página. Sin embargo, JavaScript puede plantear algunos problemas para SEO, ya que los motores de búsqueda no ven JavaScript de la misma manera que lo hacen los usuarios.

Eso se debe a la representación del lado del cliente y del lado del servidor. La mayor parte de JavaScript se ejecuta en el navegador de un cliente. Por otro lado, con la representación del lado del servidor, los archivos se ejecutan en el servidor y el servidor los envía al navegador en su estado de representación completa. Los elementos de página críticos para SEO, como texto, enlaces y etiquetas que se cargan en el lado del cliente con JavaScript, en lugar de representarse en su HTML, son invisibles desde el código de su página hasta que se representan.

Esto significa que los rastreadores de los motores de búsqueda no verán lo que hay en tu JavaScript, al menos no inicialmente. Google dice que, mientras no esté impidiendo que Googlebot rastree sus archivos JavaScript, generalmente puede procesar y entender tus páginas web como lo hace un navegador, lo que significa que Googlebot debería ver lo mismo que ve un usuario Un site en tu navegador. Sin embargo, debido a esta “segunda ola de indexación” Google puede pasar por alto ciertos elementos que solo están disponibles una vez que se ejecuta JavaScript.

También hay otras cosas que podrían salir mal durante el proceso de Googlebot al rastrear tus páginas web, lo que puede evitar que Google entienda lo que contiene tu JavaScript:

    No hace falta decir que, si bien JavaScript abre muchas posibilidades para la creación de una página web, también puede tener algunas ramificaciones serias para tu SEO si no tienes cuidado. Afortunadamente, hay una manera de verificar si Google ve lo mismo que tus visitantes. Para ver una página de cómo Googlebot ve tu página, usa la herramienta para desarrolladores de Chrome,selecciona “Rastrear” en la navegación de la izquierda y luego “Buscar como Google”.

Desde esta página, ingresa la URL que deseas verificar (o déjela en blanco si deseas consultar tu página de inicio) y haz clic en el botón “Recuperar y renderizar”. También tiene la opción de probar la versión de escritorio o móvil.

A cambio, obtendrás una vista en paralelo de cómo Googlebot vio tu página en comparación con cómo un visitante de tu sitio web la habría visto. A continuación, Google también le mostrará una lista de los recursos que no pudieron obtener para la URL que ingresaste.

Comprender la forma en que funcionan los sitios web es una gran base para lo que veremos en el próximo artículo sobre optimizaciones técnicas para ayudar a Google a comprender mejor las páginas de tu sitio web.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Acepto la política de privacidad y las condiciones generales

three × 4 =